viernes, 10 de mayo de 2013

Crisis del año XX

La Anarquía del año 20, se origina por la ausencia de Constitución y por el descontento económico de las provincias por la desigualdad de derechos en el manejo del comercio de importación y exportación. Todos los intentos por organizar el país, después de la renuncia de Moreno, respodían a una tendencia centralista, con el evidente propósito de beneficiar a la provincia de Buenos Aires. Los antecedentes de esta tendencia fueron: El Dr. Gregorio Funes planteó en diciembre de 1810 la incorporación de los diputados del interior a la Primera Junta, hecho que dio origen a la renuncia de Moreno y en consecuencia a la formación de la llamada Junta Grande, que más tarde por decreto del mes de febrero de 1811, se formaron las Juntas Provinciales, innovaciones resistidas por Moreno, por entender que debilitaban al gobierno de la Revolución y que lo que correspondía era convocar un Congreso General Constituyente. Despues del desastre de Huaqui, el mismo Deán Funes, fue el primero en sostener que debía volverse sobre los pasos de Moreno, si se quería salvar la Revolución, auspiciando la necesidad de crear un gobierno fuerte y centralizado; así surge el PRIMER TRIUNVIRATO, que luego de rechazar el Reglamento Orgánico sancionado por la Junta Conservadora, redacta el primer Estatuto Provincial de las Provincias Unidas del Río de la Plata, que establecía la división de poderes y la convocatoria a un Congreso.
La Soberana Asamblea del año XIII, designó una comisión oficial para que redactara un proyecto de constitución, haciéndolo por su parte además la Sociedad Patriótica, logrando concretarse dos proyectos constitucionales; el primero se pronuncia por la formación de una República libre e independiente con el nombre de Provincias Unidas del Río de la Plata, estableciendo la división de poderes; por su parte, el proyecto de la Sociedad Patriótica, designa el país por primera vez con el nombre de Provincias Unidas de América del Sud, con un presidente, secundado por cuatro ministros y atribuciones para designar gobernadores.
La Revolución que provocó la caída del Director Alvear, designó una Junta de Observación, que aprobó en el lapso de 15 días un Estatuto, que por su contenido se lo supone inspirado en el citado proyecto de la Sociedad Patriótica, acentuando las atribuciones del Poder Legislativo y delegando la facultad de elegir gobernadores a las provincias, reservándose el director la elección de Tenientes Gobernadores. Además se comprometía, la citada Junta, convocar un Congreso General Constituyente que se reuniría en Tucumás.
Una de las atribuciones del Congreso de Tucumán era sancionar una Constitución, pero hasta tanto no lo hiciera, se resolvió poner en vigencia un Reglamento Provisorio para la dirección y administración del Estado; hecho que se concretó el 3 de diciembre de 1817. Por su contenido revela influencia del Estatuto de 1815 y de tendencia unitaria como los anteriores. La comisión redactora terminó su cometido el 20/4/1819. El Director juró la Constitución el 25/5/1819. La comisión se inspiró en los proyectos de la Asamblea del año XIII, en el Estatuto de 1815, en el Reglamento Previsional de 1817, en la Constitución de los EE.UU. de Norte América, en la de Francia de 1791 y en la de Cádiz de 1812; la misma no establecía la forma de gobierno y los críticos autorizados afirman, que preparaba la instauración de una monarquía.
La Constitución dictada por el Congreso fue rechazada por la Liga Federal, encabezada por el General Artigas. El Director Pueyrredón renunció y en su reemplazo fue designado el general José Rondeau el 11/5/1819. Además del problema constitucional, gravitaba la presencia de los portugueses en la Banda Oriental, que desde el 6 de septiembre, sin que las autoridades nacionales actuaran con la energía necesaria para expusarlos. Siendo Artigas el jefe de la Liga y como así el afectado, culpaba a las autoridades de Buenos Aires de sus consecuencias, en honor a la verdad hist´roica, corresponde que se diga: que este prestigioso caudillo ac´uó hasta su derrota en 1820, como un patriota argentino, y por lo tanto, debemos considerarlo como uno de los caudillos de mayor arraigo dentro de la primera década de la revolución argentina. La invasión portuguesa a la Banda Oriental, fue la consecuencia de una poltica dubitativa de la diplomacia argentina; cuando buscábamos aliados en Londres y Río de Janeiro para asegurar nuestra independencia frente a las amenazas de España, de enviar un pderoso ejército, los portugueses que tenían viejas aspiraciones de poseer puertos sobre el estuario, aprovecharon las circunstancias. tomando posesión de la rica y estratégica provincia argentina.
Si bien es cierto que el Director Pueyrredón tuvo el propósito de intervenir militarmente contra ellos, el Ayuntamiento de Buenos Aires se opuso sosteniendo "que la presencia de los portugueses en dicho lugar, los obligaría a luchar a nuestro lado en caso de concretarse la amenaza de Fernando VII". Los caudillos fueron acusados de apasionados y sin cultura, sin embargo leyendo sus proclamas, llegamos a la conclusión que tal cargo no es exacto y por el contrario, se evidencia un sentimiento de argentinidad no muy común en la clase de dirigentes de Buenos Aires.
Esto motivó la rebelión de las provincias dado por el carácter de aquella constitución; en 1820 se produjo una crisis que enfrentó a los caudillos federales con el director supremo Rondeau. Éste fue derrotado por Francisco Ramírez y Estanislao López en la Batalla de Cepeda (1-2-1820). Salvándose del desastre la infantería comandada por Juan Ramón Balcarce, que se retiró a dirección de San Nicolás donde se embarcó con destino a Buenos Aires sin acepar la rendición. Franciso Ramírez era un argentino nacido en 1786, era un caudillo federal de la provincia de Entre Ríos, se sumaría a los movimiento encanbezados por J. G. Artigas. Luego luchará contra él. Combatió coptra Buenos Aires desde 1816. Dirigió un oficio al Cabildo de Buenos Aires anunciando "que proseguía su campaña victoriosa hasta el Pilar, donde hará un alto para poder ver si es posible una paz honrosa", entre otras cosas decía: "Que era argentino de corazón y que estaba animado de las mejores intenciones; que para tratar pedía dos cosas: la disolución del Congreso y la destitución de Aguirre" También exigía la publicación de las actas secretas del congreso. De este modo quedó demostrado que se había acordado coronar en Buenos Aires, no un príncipe de la casa de Borgoña, como se creía, sino al príncipe De Luca con la colaboración del gobierno francés. La repulsa fue unánime: el sentimiento democrático unánime en las multitudes, se rebeló ante éste descubrimiento: se aniquiló para siempre todo intento monárquico en nuestro país.
Así se hizo, fue disuelto el congreso y se entregó el archivo al Cabildo y se eligió a Sarratea como nuevo gobernador.
El tratado de Pilar lo firmó Ramírez, Estanislao López y Sarratea el 23-2-1820 compuesto de 12 artículos y 1 secreto. Estableció el federalismo como sistema político de la Argentina que pusiera fin al privilegio de Buenos Aires sobre las provincias y así mismo la ayuda que prestaría Buenos Aires para secundar la campaña de Artigas contra los portugueses; pero las disensiones internas de los vencedores favorecieron la reacción unitaria. Estanislao López nació en Santa Fe en 1786, había luchado en las invasiones inglesas (1806-1807). Sus ideas fueron federales y ocupó la gobernación de Santa Fé (1818-1838), desde la que luchó contra los unitarios bonaerenses. Apoyará el régimen de Rosas hasta su muerte en Santa Fe en 1838. Ramírez y él firmaron el pacto de PIlar a favor del sistema federal.
La división de los caudillos dejó en libertad a Buenos Aires, la guerra entre Artigas y Ramírez primero (Artigas había invadido Entre Ríos sin declaración de guerra, haciéndose proclamar jefe supremo, deponiendo a las autoridades locales; y calificándolo de traidor al general Ramírez por la firma del tratado de Pilar, el general Ramírez con 600 hombres finalmente venció al caudillo oriental con 2000 hombres a mediados 1820, dirigiéndose Artigas al Paraguay donde falleció en el año 1850) y entre F. Ramírez y E. López después, permitió a Buenos Aires seguir predominando sobre la República. Ramírez muere cerca de Río Seco, en manos de sus antiguos aliados.
La oportunidad brindaba la posibilidad de dividir a las provincias federales y así comienza las tratativas para traer al general E. López a la esfera de Buenos Aires y liquidar el compromiso del Pilar y el mismo gobierno de Sarratea que duró desde 16-2-1820 hasta 2-5-1820, pues la nueva Junta apoyó al Ayuntamiento desautorizando a Sarratea reemplazándolo por Idelfonso Ramos Mejía, alcalde de primer voto.
El general Soler rodea a la ciudad con sus tropas manifestando acceder al gobierno de la provincia lo cual Ramos Mejía acepta. Sin embargo, el 29-6-1820 Soler y Dorrego fueron derrotados en el Punte de Marquez, renunciando Soler a su cargo. Asumiendo Dorrego el gobierno, que de inmediato sale a combatir a los federales, ausente Dorrego se designa gobernador interino a Balcarce. Para las elecciones del 17 al 30 para elegir gobernador existían dos candidatos: Dorrego y Martín Rodríguez candidato escogido por Rosas, quién declaró: de lo contrario no garantizaba la paz con López". La nueva cámara de representantes nombró a Martín Rodríguez comandante y gobernador supremo. Dorrego al enterarse procuró rehacer su ejército y convocó a todas las milicias. Mientras tanto en capital los federales vencidos conspiraban contra Rodríguez quien dio aviso a Rosas para que lo respaldara en contra de lo partidarios de Dorrego.

(Montero, Rodriguez, Bang, Bernardez y Erize)

FUENTE:
http://www.faggella.com.ar/histoargenta/desunion.htm

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada